Creemos que el aspecto estético de una ciudad es un punto importante, pero no es donde se debería centrar la acción de los gobiernos ni por donde comenzar, cuando existen serias y profundas manifestaciones de pobreza, inseguridad, falencias graves en la educación, la salud y en la infraestructura de las mismas. Las recetas calcadas de las ciudades del primer mundo, sirven para el caso en donde fueron implementadas, para las ciudades que realizaron estudios profundos para tomar decisiones que finalizaron en un código de publicidad eficiente y con sentido. En muchas ciudades de nuestro país, no se obtendrá el beneficio planeado por políticos ni se mejorarán las ciudades, y lo que es más grave, quedarán miles de personas sin trabajo generando cada vez mayor pobreza.
Los Gobiernos deben comprender que en los casos en los que se ha pretendido cambiar los hábitos de los ciudadanos se requiere de tiempo y adaptación si se desea obtener resultados favorables. Los ciudadanos argentinos están acostumbrados a reconocer los comercios por su sponsor y sus letreros, y están habituados a informarse en los medios de vía pública.
Estas costumbres no pueden cambiarse sin más en tres meses.
Invitamos a leer: Editorial, página 4 - Profesionalismo, la medida de nuestra responsabilidad, página 24 a 26 - CAIL Informa, página 78 a 80.

ver revista >


Suscripción | Archivo

Copyright © 2002 Letreros | powered by revision alpha