CAIL tiene una gran variedad de servicios que no sólo facilitan el trabajo cotidiano de las empresas, sino también hacen mejorar sus rendimientos económicos. Pero por otra parte el otro gran motivo de una institución como CAIL, es asumir la representación de todo este sector económico, ante las autoridades, organismos internacionales, el sindicato y otras cámaras de diferente grado. Prestigiar la actividad, defender sus derechos, ampliar sus posibilidades, categorizar la imagen de los fabricantes y sus proveedores, como un bien creciente, que no sólo hará que se mejore la economía cotidiana de las empresas, sino su valor patrimonial. El trabajo de CAIL es ampliar el mercado, porque si se achica, lo hará para todos, tanto fabricantes, como proveedores, no importa el tamaño que tenga la empresa. Defender el trabajo de todos, es entonces, defender el trabajo propio.

ver revista >


Suscripción | Archivo

Copyright © 2002 Letreros | powered by revision alpha