La brújula permite conocer y mantener el rumbo. Rumbo que en el caso de CAIL se encaminó hacia valores éticos y morales que actuaron como soportes y referentes preservando su orden social. La aceptación y cumplimiento de los valores, a lo largo de sus 25 años, han sustentado a la Cámara permitiendo dar identidad a su historia, pero también orientando hacia acciones futuras responsables y creativas. Estos valores deben verse reflejados con claridad y precisión en las actividades de la misma, permitiendo convivir en las diferentes ideologías y amplitud de criterios, y así elevar los objetivos hacia metas más exigentes. Los valores ayudarán a enfrentar cualquier desorden, falta de horizontes, y serán motor de crecimiento hacia objetivos comunes reforzando una identidad ya conocida.
Mantengamos el rumbo, 25 años son el comienzo.

ver revista >


Suscripción | Archivo

Copyright © 2002 Letreros | powered by revision alpha