El cambio es lo que permite a la identidad la permanencia de su esencia, y la identidad es lo que le confiere al cambio la esencia de su continuidad en la autodeterminación.
No es un juego de palabras, es un proceso de construcción de quienes miran el presente con visión de futuro.
La capacidad para determinar y construir el destino depende de conocer y comprender nuestra identidad, analizando el pasado, viviendo el presente, y proyectando el futuro.
Sin identidad es como estar ciego, sordo, mudo, sin olfato y tacto para continuar en un proceso de manejo estratégico en la transformación del crecimiento.
Esta es una época en la cual debemos estar alertas, pudiendo así pensar y crear nuevos proyectos con mayor valor agregado que nos permitan avanzar sin detenernos, con seguridad y “con todos los sentidos” mantener la Identidad y Esencia sin temor al cambio.

ver revista >


Suscripción | Archivo

Copyright © 2002 Letreros | powered by revision alpha